Ir al contenido principal

El oficio de escribir y otras perogrulladas

Lamento el tiempo que he pasado sin escribir. Al final, uno es mucho más que un escritor y no puede estar todo el día dedicado a venderse en las redes sociales o reflexionando sobre este oficio.
Pero aquí estoy otra vez para recordarles que sigo adelante. Muchas cosas he estado haciendo estos meses. Por un lado, me he dedicado a dar impulso a Los viajes sonámbulos
El esfuerzo vale la pena pero me ha obligado a dejar de lado, momentáneamente, la escritura de mi segunda novela.
 En cualquier caso, a veces me salto el planning establecido y corro desesperada a mi ficción que avanza lentamente. Con tropiezos, erratas y dudas constantes en mi cabeza. Un trabajo temeroso y enérgico a la vez. Lleno de vida y de incertidumbre. Sin un horizonte claro. Como andando a ciegas, palpando apenas el asfalto.
Debo confesar que me gusta la sensación. Me da nervios. La falta de control. El abismo.  Adoro no saber. 
E imaginar sin parar.
 Ya adelanté que transcurrirá entre Madrid, Asturias y Buenos Aires. De momento no adelanto nada más. No me veo capaz.
Aparte de eso, seguiré intentado publicar en papel Los viajes sonámbulos, o a través de alguna editorial o a través de Amazon-CreateSpace.
Esos son mis planes del año en cuanto a mi faceta de escritora de ficción. Y mientras tanto, sigo con Tom Wolfe y su última novela. No tengo claro si me gusta pero de momento no he sido capaz de dejarla lo cual supongo que es una buena señal.

En cuanto a mi experiencia en las redes sociales, debo decir que estoy un poco estancada. No aumenta mi número de seguidores. No sé hasta qué punto eso es importante pero supongo que debo ser capaz de aumentar mi audiencia. Me cuesta pensar en esto como un negocio pero la realidad es que lo es. O lo pretende ser. Como el que vende pan. O fabrica remeras.
Como creo que he comentado en otras entradas, Twitter me parece interesante como medio de información. Como fuente de noticias de primera mano. En eso es insuperable pero me cuesta usarlo como medio de promoción. No logro decir cosas interesantes en tan pocos caracteres y al final pierdo mucho tiempo.
Y ahora los dejo, en este día frío y húmedo. Soleado y con ratos de  lluvia que dibujan charcos en las veredas mugrientas de esta ciudad implacable y hermosa.
 Dura. Gris. Caótica y ordenada. Tranquila y ruidosa. 
Con una amalgama de caras, expresiones y perros con correa.


Comentarios

  1. Holaa, encontré tu blog de casualidad. Muy bueno como escribís, me gustaría leer algo de esa novela tiene un buen titulo por lo menos. Es difícil proliferar en el mundo virtual pero a la larga todo se puede--- ¿Que ciudad es esa que describís? Buenos aires? Te invito a pasar por mi blog; https://hijosdeladecadencia.blogspot.com/...Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola. Por la foto podés hacerte una idea de la ciudad. No es Buenos Aires pero tampoco importa demasiado.
    MI novela está en Amazon.com en versión digital, muy accesible. Espero que te animes a leerla (puedes leer un capitulo de prueba). Pasaré por tu blog y gracias por participar con tu comentario, es la idea. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Mi experiencia con CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel

Con este post inauguramos una serie de artículos dedicados a CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel.  Iré contando mi experiencia con esta plataforma para que otros que estén dudosos cuenten con información de primera mano y actualizada. Además aprovecharé para plantear muchas dudas que espero que los lectores sepan responder. De eso se trata este blog. Ayer di el gran paso de empezar el proceso de publicación de Los viajes sonámbulos en papel. Tal como comenté en otro post, lo haré bajo la modalidad print on demand con Amazon. He leído varios artículos en blogs sobre esta herramienta y casi todas las experiencias han sido positivas. Por eso me pica la curiosidad y quiero probar. Por otro lado, el hecho de vender un objeto físico me acerca, aunque sea un poco, a uno de mis grandes sueños de chica: ser tendera. Esto es lo más cerca que estaré jamás. No relataré el proceso paso a paso ya que ya hay excelentes posts que lo hacen mejor que yo. Yo recomiendo este, que ad…

Construir una novela: 8 elementos para escribir la sinopsis definitiva (4)

Se terminó el año y casi cumplo mis objetivos en tiempo y forma. Creo que tengo la misma sensación que puede tener un corredor de maratón cuando llega último a la meta y todo sudado.  Sí, llegué o casi llegué a la meta pero tengo tanto cansancio físico y mental que me impide ver todo este asunto en perspectiva. Es como estar caminando a ciegas por el Amazonas, rodeado de naturaleza y animales al acecho, sin visibilidad y sin saber si sobrevivir consiste en ser listo o simplemente mimetizarse con el ambiente. En cualquier caso,  intentaré sacar algunas conclusiones.   He trabajado suficientemente mi escaleta como para que tenga una visión global de la novela. Puedo ver de un vistazo, las falencias y virtudes. Puedo darme cuenta de cosas que pertenecen al subconsciente como por qué cuernos escribí esta novela. Qué quiero mostrar. Qué es lo que me mueve a contar una historia y dedicar infinitas horas de mi escaso tiempo a dejar por escrito una obra de ficción.   La cuestión de la motivación…

Mi experiencia con CreateSpace: la lucha continúa

Trabajar con CreateSpace me ha llevado a reflexionar, una vez más, sobre las servidumbres de ser un escritor autopublicado. Enumero algunas.
 Hacer un esfuerzo por comprenderlo todo.  Estar en las redes sociales.  Intentar hacer una portada y encima escribir bien.  No tener horarios. No saber cuánto vas a ganar el mes que viene.
Está claro que algo puede fallar. La perfección no existe. Y, al menos que tengas un ejército de gente trabajando para vos, el do it yourself es cansador y frustrante de a ratos. Como esas empresas starts ups que recién comienzan: con ilusión pero trabajando 12 horas para sacar adelante el proyecto. Con incertidumbre y sin saber qué va a pasar mañana. Así siento que es esta profesión. Pero vamos al grano y al objeto de mis reflexiones de hoy. Me centraré en la tercera de las servidumbres: la portada. Llevo dos días  intentando crear mi portada para CreateSpace. Después del quebradero de cabeza que fue maquetar los interiores del libro (puedes ver aquí mi relato) …