Ir al contenido principal

El oficio de escribir y otras perogrulladas

Lamento el tiempo que he pasado sin escribir. Al final, uno es mucho más que un escritor y no puede estar todo el día dedicado a venderse en las redes sociales o reflexionando sobre este oficio.
Pero aquí estoy otra vez para recordarles que sigo adelante. Muchas cosas he estado haciendo estos meses. Por un lado, me he dedicado a dar impulso a Los viajes sonámbulos
El esfuerzo vale la pena pero me ha obligado a dejar de lado, momentáneamente, la escritura de mi segunda novela.
 En cualquier caso, a veces me salto el planning establecido y corro desesperada a mi ficción que avanza lentamente. Con tropiezos, erratas y dudas constantes en mi cabeza. Un trabajo temeroso y enérgico a la vez. Lleno de vida y de incertidumbre. Sin un horizonte claro. Como andando a ciegas, palpando apenas el asfalto.
Debo confesar que me gusta la sensación. Me da nervios. La falta de control. El abismo.  Adoro no saber. 
E imaginar sin parar.
 Ya adelanté que transcurrirá entre Madrid, Asturias y Buenos Aires. De momento no adelanto nada más. No me veo capaz.
Aparte de eso, seguiré intentado publicar en papel Los viajes sonámbulos, o a través de alguna editorial o a través de Amazon-CreateSpace.
Esos son mis planes del año en cuanto a mi faceta de escritora de ficción. Y mientras tanto, sigo con Tom Wolfe y su última novela. No tengo claro si me gusta pero de momento no he sido capaz de dejarla lo cual supongo que es una buena señal.

En cuanto a mi experiencia en las redes sociales, debo decir que estoy un poco estancada. No aumenta mi número de seguidores. No sé hasta qué punto eso es importante pero supongo que debo ser capaz de aumentar mi audiencia. Me cuesta pensar en esto como un negocio pero la realidad es que lo es. O lo pretende ser. Como el que vende pan. O fabrica remeras.
Como creo que he comentado en otras entradas, Twitter me parece interesante como medio de información. Como fuente de noticias de primera mano. En eso es insuperable pero me cuesta usarlo como medio de promoción. No logro decir cosas interesantes en tan pocos caracteres y al final pierdo mucho tiempo.
Y ahora los dejo, en este día frío y húmedo. Soleado y con ratos de  lluvia que dibujan charcos en las veredas mugrientas de esta ciudad implacable y hermosa.
 Dura. Gris. Caótica y ordenada. Tranquila y ruidosa. 
Con una amalgama de caras, expresiones y perros con correa.


Comentarios

  1. Holaa, encontré tu blog de casualidad. Muy bueno como escribís, me gustaría leer algo de esa novela tiene un buen titulo por lo menos. Es difícil proliferar en el mundo virtual pero a la larga todo se puede--- ¿Que ciudad es esa que describís? Buenos aires? Te invito a pasar por mi blog; https://hijosdeladecadencia.blogspot.com/...Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola. Por la foto podés hacerte una idea de la ciudad. No es Buenos Aires pero tampoco importa demasiado.
    MI novela está en Amazon.com en versión digital, muy accesible. Espero que te animes a leerla (puedes leer un capitulo de prueba). Pasaré por tu blog y gracias por participar con tu comentario, es la idea. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi experiencia con CreateSpace y Canva: dos herramientas para crear tu portada para libro impreso

Continuo con mi serie de artículos sobre CreateSpace, la plataforma de autopublicación de libros impresos. Supongo que ya sabrás que es una empresa asociada a Amazon que se encarga de llevar al papel en modo POD (print on demand) las obras de los autores. Ya hemos hablado en otros artículos que puedes consultar acá sobre los costes,  el procedimiento, la maquetación, etc. Pero pasados los años, han cambiado pocas cosas y yo sigo recomendando usar de guía este artículo de Felipe Santa-Cruz para maquetar los interiores.   Evidentemente, en CreateSpace los márgenes para el autor son menores. Ellos pillan comisión, Amazon pilla comisión y además debes pagar impuestos en Estados Unidos. Sin embargo, para mí sigue siendo una opción viable teniendo en cuenta que no puedo asumir una inversión inicial para hacer una impresión local. Si tienes el dinero, considera utilizar una imprenta local pero ya sabemos lo que dicen algunos economistas: “las gangas son para los que menos las necesitan”. …

Mi experiencia con CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel

Con este post inauguramos una serie de artículos dedicados a CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel.  Iré contando mi experiencia con esta plataforma para que otros que estén dudosos cuenten con información de primera mano y actualizada. Además aprovecharé para plantear muchas dudas que espero que los lectores sepan responder. De eso se trata este blog. Ayer di el gran paso de empezar el proceso de publicación de Los viajes sonámbulos en papel. Tal como comenté en otro post, lo haré bajo la modalidad print on demand con Amazon. He leído varios artículos en blogs sobre esta herramienta y casi todas las experiencias han sido positivas. Por eso me pica la curiosidad y quiero probar. Por otro lado, el hecho de vender un objeto físico me acerca, aunque sea un poco, a uno de mis grandes sueños de chica: ser tendera. Esto es lo más cerca que estaré jamás. No relataré el proceso paso a paso ya que ya hay excelentes posts que lo hacen mejor que yo. Yo recomiendo este, que ad…

Sobre revistas literarias y fanzines: catorce iniciativas para publicar relatos cortos en español

ACTUALIZADO JUNIO 2018
Ya saben que estoy dedicando el verano al relato corto. Y me la estoy pasando pipa. Escribiendo y leyendo al mismo tiempo. Ha sido la excusa perfecta para rescatar historias que no merecen una novela. Debo confesar una cosa antes. Este verano me he quitado un gran prejuicio de encima: el que tenía hacia el relato corto. He pasado muchos años de mi vida leyendo novelas y pensaba que si una historia es buena es una lástima que termine tan pronto. Por eso me encantaban los bodoques de mil páginas. Pero he cambiado de opinión. En sucesivos posts seguiré hablando del tema pero ahora hago un paréntesis porque, a propósito de esto, he decidido investigar las revistas literarias y los fanzines como canal alternativo de difusión de obras literarias.
Ya que estoy escribiendo cuentos, leyendo y corrigiendo, ¿por qué no intentar buscar dónde publicarlos? De ahí la inquietud en escribir este artículo que pueda servir a otros escritores[1]. Muchos autores hoy consagrados …