Ir al contenido principal

Hambre, sed y el oficio de escribir: algunas reflexiones

Llevo un tiempo alejada de mi segunda novela. Otros asuntos me tienen muy entretenida. Sigo escribiendo pero otros géneros. Otros temas más serios.
Pero sigo conectada con la literatura siempre. Es inevitable.  Este mes me ha dado por los policiales y he descubierto la figura de Benjamín Black (puedes ver mis reseñas en Goodreads). La verdad es  que hace tiempo que no enganchaba con un buen policial. Creo que es un gran género pero han surgido autores más comerciales y ya no es fácil distinguir la buena literatura del mero entretenimiento. 
Ambas cosas son válidas y, yo diría, necesarias. Ser entretenido es un gran mérito pero yo buscaba algo más.  
A lo mejor me estoy volviendo sibarita como con la comida y además de alimentarme quiero descubrir algo de poesía en lo que como.
Pues bien, Benjamín Black aúna las dos cosas. El alimento y el buen comer. Los relatos de los personajes son pausados y sabe transmitir ese ambiente un poco espeso y lúgubre de la Irlanda de los años cincuenta. Y, como escritora, no puedo dejar de sentir envidia sana.

Pero volviendo a los que nos atañe. He visto en las últimas semanas que una serie de personajes de la televisión han publicado libros de diversas temáticas de ficción y no ficción. No me extraña: siempre es negocio que un personaje más o menos mediático escriba un libro. Desde el punto de vista editorial es un acierto.
Pero me pregunto si el oficio de escribir, que yo lo considero solitario, duro y desconcertante, es posible desarrollarlo en un ambiente tan absorbente como puede ser el de la televisión donde hay que estar pendiente de cosas banales las 24 horas del día. No es una crítica. No pienso juzgar si la televisión es buen medio pero me pregunto si es posible, por las dinámicas de trabajo que se manejan tener la suficiente claridad mental para escribir algo más o menos complejo.  
Escribir es duro. Ya lo dije antes. Escribir es crear una historia a ciegas. Sin saber si va a gustar. Escribir es que te maten a críticas y es moverse por un bosque encantado oscuro y maravilloso pero poco gratificante. Me cuesta creer que bajo las luces de la televisión sea posible obtener esa calma, esa soledad necesaria para escribir. Pero aún más me cuesta creer que sea posible encontrar esa cuota de incertidumbre e inseguridad necesarias para disparar la adrenalina del escritor.
De alguna manera al escritor lo imagino hambriento. Sediento de palabras y un poco incómodo. Con esa sensación de que la silla molesta. De que la vida no puede ser perfecta. De que escribir es un escape maravilloso para imaginar mundos imposibles alejados de esa silla dura que solo nos recuerda lo minúsculo de nuestra existencia.
Por favor, no me malinterpreten. No estoy concibiendo un escritor pesimista o apesadumbrado con la vida. Solamente un ser un poco jodido. Cercano a los problemas de la gente.
Casi un poco sucio. Pero siempre con una herramienta a mano para observar el mundo.

Y disfrutarlo.  

Comentarios

  1. Me gusta mucho lo que he leído. AZdem ñas, voy a buscarlo a ese Black
    .

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho lo que he leído. Además, voy a buscarlo a ese Black
    .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi experiencia con CreateSpace y Canva: dos herramientas para crear tu portada para libro impreso

Continuo con mi serie de artículos sobre CreateSpace, la plataforma de autopublicación de libros impresos. Supongo que ya sabrás que es una empresa asociada a Amazon que se encarga de llevar al papel en modo POD (print on demand) las obras de los autores. Ya hemos hablado en otros artículos que puedes consultar acá sobre los costes,  el procedimiento, la maquetación, etc. Pero pasados los años, han cambiado pocas cosas y yo sigo recomendando usar de guía este artículo de Felipe Santa-Cruz para maquetar los interiores.   Evidentemente, en CreateSpace los márgenes para el autor son menores. Ellos pillan comisión, Amazon pilla comisión y además debes pagar impuestos en Estados Unidos. Sin embargo, para mí sigue siendo una opción viable teniendo en cuenta que no puedo asumir una inversión inicial para hacer una impresión local. Si tienes el dinero, considera utilizar una imprenta local pero ya sabemos lo que dicen algunos economistas: “las gangas son para los que menos las necesitan”. …

Mi experiencia con CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel

Con este post inauguramos una serie de artículos dedicados a CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel.  Iré contando mi experiencia con esta plataforma para que otros que estén dudosos cuenten con información de primera mano y actualizada. Además aprovecharé para plantear muchas dudas que espero que los lectores sepan responder. De eso se trata este blog. Ayer di el gran paso de empezar el proceso de publicación de Los viajes sonámbulos en papel. Tal como comenté en otro post, lo haré bajo la modalidad print on demand con Amazon. He leído varios artículos en blogs sobre esta herramienta y casi todas las experiencias han sido positivas. Por eso me pica la curiosidad y quiero probar. Por otro lado, el hecho de vender un objeto físico me acerca, aunque sea un poco, a uno de mis grandes sueños de chica: ser tendera. Esto es lo más cerca que estaré jamás. No relataré el proceso paso a paso ya que ya hay excelentes posts que lo hacen mejor que yo. Yo recomiendo este, que ad…

Sobre revistas literarias y fanzines: catorce iniciativas para publicar relatos cortos en español

ACTUALIZADO JUNIO 2018
Ya saben que estoy dedicando el verano al relato corto. Y me la estoy pasando pipa. Escribiendo y leyendo al mismo tiempo. Ha sido la excusa perfecta para rescatar historias que no merecen una novela. Debo confesar una cosa antes. Este verano me he quitado un gran prejuicio de encima: el que tenía hacia el relato corto. He pasado muchos años de mi vida leyendo novelas y pensaba que si una historia es buena es una lástima que termine tan pronto. Por eso me encantaban los bodoques de mil páginas. Pero he cambiado de opinión. En sucesivos posts seguiré hablando del tema pero ahora hago un paréntesis porque, a propósito de esto, he decidido investigar las revistas literarias y los fanzines como canal alternativo de difusión de obras literarias.
Ya que estoy escribiendo cuentos, leyendo y corrigiendo, ¿por qué no intentar buscar dónde publicarlos? De ahí la inquietud en escribir este artículo que pueda servir a otros escritores[1]. Muchos autores hoy consagrados …