Ir al contenido principal

Hambre, sed y el oficio de escribir: algunas reflexiones

Llevo un tiempo alejada de mi segunda novela. Otros asuntos me tienen muy entretenida. Sigo escribiendo pero otros géneros. Otros temas más serios.
Pero sigo conectada con la literatura siempre. Es inevitable.  Este mes me ha dado por los policiales y he descubierto la figura de Benjamín Black (puedes ver mis reseñas en Goodreads). La verdad es  que hace tiempo que no enganchaba con un buen policial. Creo que es un gran género pero han surgido autores más comerciales y ya no es fácil distinguir la buena literatura del mero entretenimiento. 
Ambas cosas son válidas y, yo diría, necesarias. Ser entretenido es un gran mérito pero yo buscaba algo más.  
A lo mejor me estoy volviendo sibarita como con la comida y además de alimentarme quiero descubrir algo de poesía en lo que como.
Pues bien, Benjamín Black aúna las dos cosas. El alimento y el buen comer. Los relatos de los personajes son pausados y sabe transmitir ese ambiente un poco espeso y lúgubre de la Irlanda de los años cincuenta. Y, como escritora, no puedo dejar de sentir envidia sana.

Pero volviendo a los que nos atañe. He visto en las últimas semanas que una serie de personajes de la televisión han publicado libros de diversas temáticas de ficción y no ficción. No me extraña: siempre es negocio que un personaje más o menos mediático escriba un libro. Desde el punto de vista editorial es un acierto.
Pero me pregunto si el oficio de escribir, que yo lo considero solitario, duro y desconcertante, es posible desarrollarlo en un ambiente tan absorbente como puede ser el de la televisión donde hay que estar pendiente de cosas banales las 24 horas del día. No es una crítica. No pienso juzgar si la televisión es buen medio pero me pregunto si es posible, por las dinámicas de trabajo que se manejan tener la suficiente claridad mental para escribir algo más o menos complejo.  
Escribir es duro. Ya lo dije antes. Escribir es crear una historia a ciegas. Sin saber si va a gustar. Escribir es que te maten a críticas y es moverse por un bosque encantado oscuro y maravilloso pero poco gratificante. Me cuesta creer que bajo las luces de la televisión sea posible obtener esa calma, esa soledad necesaria para escribir. Pero aún más me cuesta creer que sea posible encontrar esa cuota de incertidumbre e inseguridad necesarias para disparar la adrenalina del escritor.
De alguna manera al escritor lo imagino hambriento. Sediento de palabras y un poco incómodo. Con esa sensación de que la silla molesta. De que la vida no puede ser perfecta. De que escribir es un escape maravilloso para imaginar mundos imposibles alejados de esa silla dura que solo nos recuerda lo minúsculo de nuestra existencia.
Por favor, no me malinterpreten. No estoy concibiendo un escritor pesimista o apesadumbrado con la vida. Solamente un ser un poco jodido. Cercano a los problemas de la gente.
Casi un poco sucio. Pero siempre con una herramienta a mano para observar el mundo.

Y disfrutarlo.  

Comentarios

  1. Me gusta mucho lo que he leído. AZdem ñas, voy a buscarlo a ese Black
    .

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho lo que he leído. Además, voy a buscarlo a ese Black
    .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Mi experiencia con CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel

Con este post inauguramos una serie de artículos dedicados a CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel.  Iré contando mi experiencia con esta plataforma para que otros que estén dudosos cuenten con información de primera mano y actualizada. Además aprovecharé para plantear muchas dudas que espero que los lectores sepan responder. De eso se trata este blog. Ayer di el gran paso de empezar el proceso de publicación de Los viajes sonámbulos en papel. Tal como comenté en otro post, lo haré bajo la modalidad print on demand con Amazon. He leído varios artículos en blogs sobre esta herramienta y casi todas las experiencias han sido positivas. Por eso me pica la curiosidad y quiero probar. Por otro lado, el hecho de vender un objeto físico me acerca, aunque sea un poco, a uno de mis grandes sueños de chica: ser tendera. Esto es lo más cerca que estaré jamás. No relataré el proceso paso a paso ya que ya hay excelentes posts que lo hacen mejor que yo. Yo recomiendo este, que ad…

Construir una novela: 8 elementos para escribir la sinopsis definitiva (4)

Se terminó el año y casi cumplo mis objetivos en tiempo y forma. Creo que tengo la misma sensación que puede tener un corredor de maratón cuando llega último a la meta y todo sudado.  Sí, llegué o casi llegué a la meta pero tengo tanto cansancio físico y mental que me impide ver todo este asunto en perspectiva. Es como estar caminando a ciegas por el Amazonas, rodeado de naturaleza y animales al acecho, sin visibilidad y sin saber si sobrevivir consiste en ser listo o simplemente mimetizarse con el ambiente. En cualquier caso,  intentaré sacar algunas conclusiones.   He trabajado suficientemente mi escaleta como para que tenga una visión global de la novela. Puedo ver de un vistazo, las falencias y virtudes. Puedo darme cuenta de cosas que pertenecen al subconsciente como por qué cuernos escribí esta novela. Qué quiero mostrar. Qué es lo que me mueve a contar una historia y dedicar infinitas horas de mi escaso tiempo a dejar por escrito una obra de ficción.   La cuestión de la motivación…

Mi experiencia con CreateSpace: la lucha continúa

Trabajar con CreateSpace me ha llevado a reflexionar, una vez más, sobre las servidumbres de ser un escritor autopublicado. Enumero algunas.
 Hacer un esfuerzo por comprenderlo todo.  Estar en las redes sociales.  Intentar hacer una portada y encima escribir bien.  No tener horarios. No saber cuánto vas a ganar el mes que viene.
Está claro que algo puede fallar. La perfección no existe. Y, al menos que tengas un ejército de gente trabajando para vos, el do it yourself es cansador y frustrante de a ratos. Como esas empresas starts ups que recién comienzan: con ilusión pero trabajando 12 horas para sacar adelante el proyecto. Con incertidumbre y sin saber qué va a pasar mañana. Así siento que es esta profesión. Pero vamos al grano y al objeto de mis reflexiones de hoy. Me centraré en la tercera de las servidumbres: la portada. Llevo dos días  intentando crear mi portada para CreateSpace. Después del quebradero de cabeza que fue maquetar los interiores del libro (puedes ver aquí mi relato) …