Ir al contenido principal

Construir una novela: 5 errores que cometí escribiendo diálogos

El asunto de los diálogos es peliagudo. Ahora los reviso y estoy en la fase de que no me gustan. Leerme a mí misma apesta. Es como estar todo el día mirándome el ombligo. Por Dios, ¿Quién creó este oficio? En cualquier caso, seguir una rutina a fondo con una cuestión tan delicada, pequeña y detallosa lleva a que uno se vuelva un erudito temporal de cuestiones estúpidas y banales. ¿A quién cuernos le importa esto? Posiblemente, si no eres escritor no tendrás ningún interés en estas perogrulladas e incluso, aunque lo fueras, este tema pertenece a un submundo de escritores frikis que seguramente podría contar con los dedos de una mano. En fin, a ese conjunto dedico este artículo. Al resto, los remito a este divertido post de un youtuber en un vuelo de primera clase. Imperdible.
No cometas jamás estos errores que he cometido yo.

Aquí estoy para contarte los errores súper fáciles de subsanar y que harán que tus diálogos sean hermosos y entretenidos.

1.       Abusar de los puntos suspensivos. Es terrible. Están por todos lados y no sé por qué se me ha pasado este asunto. Los puntos suspensivos tienen un uso muy concreto y su abuso solo afea el texto. Evítalos todo lo que puedas.
2.       No usar desde el principio el guion de dialogo sin espacio. Recuerda. Después del guion o raya de dialogo no debe haber espacio. Si piensas que mejor escribir del tirón y después corregir, te estás equivocando. En este asunto conviene no perder el tiempo. Hazlo bien desde el principio y te ahorrarás tener que revisar todo otra vez.
3.       No ser minimalista. En este asunto hay que ser lo menos farragoso posible. Evitar las acotaciones. No es fácil y he intentado evitarlas pero más de una vez se me cuelan más de lo deseado cayendo en repeticiones odiosas del tipo: “dijo, respondió, aclaró”.
4.       Adjetivar en exceso. Sin darme cuenta este asunto lo he pasado de largo en los diálogos aunque no tanto en el texto. En las acotaciones en vez de nombrar la emoción de un personaje mejor describir sus signos externos. Aquellos que pueden denotar un estado de ánimo sin necesariamente nombrarlo. Es más sutil y suena menos a novela juvenil barata. Es decir, en vez de decir: “sonrió nervioso” puedes decir: “sonrió forzando excesivamente la comisura de los labios. Una arruga profunda surcó su delicada piel.”
5.       No sopesar con anterioridad la cantidad de diálogos que debe tener la novela. A menudo tengo la sensación de que mi novela tiene demasiadas conversaciones entre personajes y me pregunto si le resta credibilidad a la obra. No sé muy bien porqué pienso esto pero puede ser un recurso muy entretenido pero al mismo tiempo se puede caer en el facilismo. Mucho diálogo creo que resta calidad literaria. Este último punto lo tengo que meditar. No lo tengo del todo claro.

Ya ven que sigo enfrascada en estos temas. Estoy llegando a la fase final. Meter los diálogos en condiciones y atender las demandas, muchas de ellas acertadas, de mis beta readers. Todavía hay algunos problemas de la trama que hay que solucionar. Espero en un mes máximo tener a punto la novela para poder empezar a moverla.

Este otoño está siendo maravilloso. Nublado. Soleado. Caluroso. Vuelvo a mi guarida. Disfruten del fin de semana.

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy agudo todo.... Cuando uno escribe sin tener en cuenta esto entra en una inestabilidad que desconcentra y te impide aprovechas otros recursos. A los puntos susoensivos Azorín les llamaba las " ortopedias" del lenguaje, que hay que evitar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí. Ahora toca fumigar puntos suspensivos. En eso andamos.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Me encanta esta entrada por varios motivos. Primero, porque has hecho "autocrítica" de los errores que has cometido escribiendo. También porque ayudas a otras personas que escriben a que no caigan en los mismos errores. Pero te confieso que a mí me gusta mucho que haya diálogos en las novelas. Se hacen mas amenos y conecto más con los personajes :)
    Por cierto, ya me quedo por aquí y te sigo ^.^

    Nos leemos! Besitos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, sí, un escritor que no acepta y no es auto critico no tiene mucho qué hacer. Gracias por leer y comentar. ¡Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Mi experiencia con CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel

Con este post inauguramos una serie de artículos dedicados a CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel.  Iré contando mi experiencia con esta plataforma para que otros que estén dudosos cuenten con información de primera mano y actualizada. Además aprovecharé para plantear muchas dudas que espero que los lectores sepan responder. De eso se trata este blog. Ayer di el gran paso de empezar el proceso de publicación de Los viajes sonámbulos en papel. Tal como comenté en otro post, lo haré bajo la modalidad print on demand con Amazon. He leído varios artículos en blogs sobre esta herramienta y casi todas las experiencias han sido positivas. Por eso me pica la curiosidad y quiero probar. Por otro lado, el hecho de vender un objeto físico me acerca, aunque sea un poco, a uno de mis grandes sueños de chica: ser tendera. Esto es lo más cerca que estaré jamás. No relataré el proceso paso a paso ya que ya hay excelentes posts que lo hacen mejor que yo. Yo recomiendo este, que ad…

Construir una novela: 8 elementos para escribir la sinopsis definitiva (4)

Se terminó el año y casi cumplo mis objetivos en tiempo y forma. Creo que tengo la misma sensación que puede tener un corredor de maratón cuando llega último a la meta y todo sudado.  Sí, llegué o casi llegué a la meta pero tengo tanto cansancio físico y mental que me impide ver todo este asunto en perspectiva. Es como estar caminando a ciegas por el Amazonas, rodeado de naturaleza y animales al acecho, sin visibilidad y sin saber si sobrevivir consiste en ser listo o simplemente mimetizarse con el ambiente. En cualquier caso,  intentaré sacar algunas conclusiones.   He trabajado suficientemente mi escaleta como para que tenga una visión global de la novela. Puedo ver de un vistazo, las falencias y virtudes. Puedo darme cuenta de cosas que pertenecen al subconsciente como por qué cuernos escribí esta novela. Qué quiero mostrar. Qué es lo que me mueve a contar una historia y dedicar infinitas horas de mi escaso tiempo a dejar por escrito una obra de ficción.   La cuestión de la motivación…

Mi experiencia con CreateSpace: la lucha continúa

Trabajar con CreateSpace me ha llevado a reflexionar, una vez más, sobre las servidumbres de ser un escritor autopublicado. Enumero algunas.
 Hacer un esfuerzo por comprenderlo todo.  Estar en las redes sociales.  Intentar hacer una portada y encima escribir bien.  No tener horarios. No saber cuánto vas a ganar el mes que viene.
Está claro que algo puede fallar. La perfección no existe. Y, al menos que tengas un ejército de gente trabajando para vos, el do it yourself es cansador y frustrante de a ratos. Como esas empresas starts ups que recién comienzan: con ilusión pero trabajando 12 horas para sacar adelante el proyecto. Con incertidumbre y sin saber qué va a pasar mañana. Así siento que es esta profesión. Pero vamos al grano y al objeto de mis reflexiones de hoy. Me centraré en la tercera de las servidumbres: la portada. Llevo dos días  intentando crear mi portada para CreateSpace. Después del quebradero de cabeza que fue maquetar los interiores del libro (puedes ver aquí mi relato) …