Ir al contenido principal

Construir una novela: sobre los localismos y el español neutro


Lo siento, he tenido que hacer un alto en mi novela para contarles que todas las palabras que cito a continuación y que aparecen en La contradicción, no están en el diccionario de la RAE. Increíble pero verdad. Vale que hay localismos pero la RAE suele recogerlos. Parece que van con retraso. O se ponen las pilas o cuando se decidan a hacerlo caerán en desuso. No quiero llegar a un lenguaje de español neutro. Eso me parece una pérdida de la riqueza de la lengua muy grande y pienso que los localismos enriquecen la lengua. No hablamos como robots sino como personas con sentimientos y con usos cuestionables del lenguaje. Eso también quiero reflejarlo en mi novela. Veamos en la imagen a continuación.

1.     


Todavía no tengo claro si usar expresiones argentinas o españolas. Se me mezcla un híbrido que me parece divertido e interesante. No logro quedarme en un punto de purismo geográfico. Mezclo las palabras y las expresiones. No puedo evitarlo ni quiero hacerlo. El tema es si una novela debe soportar estos embates lingüísticos. Supongo que si la trama, como es el caso, transcurre en Argentina y en España, tengo cierta licencia a usar localismos de ambos países.
 Deduzco que, en ultima instancia, dependerá de en dónde se edite la novela. Si es en Amazon, dará igual. 
En principio, voto por ser lo más espontánea posible. Y me gusta la riqueza del lenguaje. En ese sentido, si el lector tiene que ir al diccionario a buscar una palabra, bienvenido sea. No somos seres inanimados, señores. Me entusiasma lo vil y primitivo que puede ser el lenguaje. Aunque no nos guste refleja también las miserias y las riquezas de la gente. Es como un espejo de nosotros mismos pero a lo bestia y eso mola.
Si me equivoco, que alguien me corrija. Es posible que haya algún error pero hasta donde yo sé no están reconocidas estas palabras de uso cotidiano en Argentina y en otros países de habla hispana (ni siquiera en el Diccionario del habla de los argentinos). 
Los dejo. No puedo más de calor. Me mareo. Sudo. Se me pegan los dedos al teclado. 



Comentarios

  1. Es un tema muy interesante. Justo subí una entrada a mi blog sobre algo parecido, sobre unos comentarios que leí en amazon donde puntuaba la novela con una estrella porque estaba "hablada en sudamericano". Creo que si está ambientada en Argentina, optaría por lo argento. Yo lo hice con mi primer novela. Ahora, estoy corrigiendo la segunda y la estoy tornando en un neutro porque sucede en el futuro. Me cuesta horrores porque yo pienso en argento. Entonces, la escribí como me salió y ahora la estoy revisando. En neutro no me suena bien, pero bueno, es un tema que está siempre vigente. Saludos. Me quedo por tu blog, muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Es difícil encontrar interés en este tema que yo creo que es importante. Es probable que le que te hizo ese comentario tan desagradable no haya leído mucho en su vida. Pienso en Rayuela y otras obras que son bien argentinas y creo que si están bien escritas hay que respetar el léxico. Yo creo que hay que enriquecer el lenguaje y no empobrecerlo. Al final, depende de si tienes editor y de dónde es. En ese caso, hay que respetar lo que diga él porque él venderá tu obra pero si vendes por tu cuenta en Amazon el mercado es global por lo tanto los potenciales lectores están en todo el mundo y creo que hay más campo a usar diversos acentos. Muchas gracias por leer y comentar. Me pasaré por tu blog. ¡Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Mi experiencia con CreateSpace y Canva: dos herramientas para crear tu portada para libro impreso

Continuo con mi serie de artículos sobre CreateSpace, la plataforma de autopublicación de libros impresos. Supongo que ya sabrás que es una empresa asociada a Amazon que se encarga de llevar al papel en modo POD (print on demand) las obras de los autores. Ya hemos hablado en otros artículos que puedes consultar acá sobre los costes,  el procedimiento, la maquetación, etc. Pero pasados los años, han cambiado pocas cosas y yo sigo recomendando usar de guía este artículo de Felipe Santa-Cruz para maquetar los interiores.   Evidentemente, en CreateSpace los márgenes para el autor son menores. Ellos pillan comisión, Amazon pilla comisión y además debes pagar impuestos en Estados Unidos. Sin embargo, para mí sigue siendo una opción viable teniendo en cuenta que no puedo asumir una inversión inicial para hacer una impresión local. Si tienes el dinero, considera utilizar una imprenta local pero ya sabemos lo que dicen algunos economistas: “las gangas son para los que menos las necesitan”. …

Mi experiencia con CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel

Con este post inauguramos una serie de artículos dedicados a CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel.  Iré contando mi experiencia con esta plataforma para que otros que estén dudosos cuenten con información de primera mano y actualizada. Además aprovecharé para plantear muchas dudas que espero que los lectores sepan responder. De eso se trata este blog. Ayer di el gran paso de empezar el proceso de publicación de Los viajes sonámbulos en papel. Tal como comenté en otro post, lo haré bajo la modalidad print on demand con Amazon. He leído varios artículos en blogs sobre esta herramienta y casi todas las experiencias han sido positivas. Por eso me pica la curiosidad y quiero probar. Por otro lado, el hecho de vender un objeto físico me acerca, aunque sea un poco, a uno de mis grandes sueños de chica: ser tendera. Esto es lo más cerca que estaré jamás. No relataré el proceso paso a paso ya que ya hay excelentes posts que lo hacen mejor que yo. Yo recomiendo este, que ad…

Sobre revistas literarias y fanzines: catorce iniciativas para publicar relatos cortos en español

ACTUALIZADO JUNIO 2018
Ya saben que estoy dedicando el verano al relato corto. Y me la estoy pasando pipa. Escribiendo y leyendo al mismo tiempo. Ha sido la excusa perfecta para rescatar historias que no merecen una novela. Debo confesar una cosa antes. Este verano me he quitado un gran prejuicio de encima: el que tenía hacia el relato corto. He pasado muchos años de mi vida leyendo novelas y pensaba que si una historia es buena es una lástima que termine tan pronto. Por eso me encantaban los bodoques de mil páginas. Pero he cambiado de opinión. En sucesivos posts seguiré hablando del tema pero ahora hago un paréntesis porque, a propósito de esto, he decidido investigar las revistas literarias y los fanzines como canal alternativo de difusión de obras literarias.
Ya que estoy escribiendo cuentos, leyendo y corrigiendo, ¿por qué no intentar buscar dónde publicarlos? De ahí la inquietud en escribir este artículo que pueda servir a otros escritores[1]. Muchos autores hoy consagrados …