Ir al contenido principal

Autopublicar un libro infantil: Blurb, la herramienta de selfpublishing para libros ilustrados (4)

¡Llegó el libro!
Ayer me llegó a mi casa una notificación de que UPS había estado por acá para darme un sobre. La mala suerte me jugó en contra, aunque normalmente suelo estar a esa hora, justo en el día de ayer tuve que ausentarme a hacer un trámite.
Recién por la tarde vi el papelito que me habían dejado y rápidamente, ya de noche, me fui a la oficina a buscarlo.
Debo aclarar que pedí un ejemplar de prueba porque siempre hay cosas que cambiar sobre el papel. Efectivamente, el libro es bonito y la calidad del papel (glossy) es correcta. Mi hija está encantada y eso es lo más importante. Sin embargo, hay varias cosas que hay que cambiar de cara a una futura venta. Cuestiones que tienen que ver más con mi falta de pericia en el diseño que por la labor de la empresa Blurb.
Primero de todo ¿Cómo llega el ejemplar? En un sobre y dentro de una bolsita de plástico que acompaña al libro, dos papeles, uno con un código promocional para comprar más libros con descuento y otro en donde explica que las compras por cantidad también tienen descuento. El ejemplar tardó un poco más de 10 días en llegar. 
Me gustó el tamaño aunque el libro es demasiado fino: por una cuestión de economía de escala debí agregar más versos. Tipo de letra. ¡No me gusta! Dejé el que estaba por no complicarme la vida y es horrible. Es poco profesional. Y ahora que lo miro en detalle me doy cuenta de que he usado Arial que es lo peor de lo peor. Cubierta: es divina y me encanta pero por no mirar bien la Vista previa no me di cuenta que la imagen no llegaba a cubrir toda la portada y quedó una franja blanca que es fea. Por favor, miren bien la Vista Previa antes de ponerse a vender. Y más importante: siempre pedir una muestra en papel. 
Otro tema: tamaño de fuente. Los interiores están OK. Las fuentes son un poco grandes para lo normal pero está pensado para niños que están empezando a leer por que el tamaño grande se agradece. 
El tipo de letra es horrible. Pero los versos muy divertidos.

Aquí hay que por lo menos achicar la letra.

Bonita cubierta aunque me quedó una raya blanca abajo que no detecté en la Vista Previa.

Otra cosa es la portada y la contra. En la primera, el nombre de autores e ilustraciones debía ir más pequeño. Y el texto de contra, más de lo mismo. Está muy grande. Esos son a grandes rasgos, las cosas que debo cambiar. Luego hay temas más de contenido. Pequeñas erratas que solo las ves en el papel. 
En definitiva, Blurb aprueba en cuanto a servicio, la única pega son los precios de los ejemplares (en torno a 40 euros de fabricación y envío puerta a puerta). Está claro que para grandes tiradas puede ser rentable pero el print on demand es una ruina si no tienes asegurados los lectores. Pienso que puede venir bien para gente que quiere hacer regalos a varias personas como recordatorios para bodas, cumpleaños, etc. También es una herramienta guay para profesores que quieran generar su propio material. Pero si quieres vender libros ilustrados sin tener antes una plataforma, te irás a la bancarrota.
Eso es todo, mis amigos. Gracias por estar ahí. De momento, vuelvo a lo mío. Es decir, a seguir maquetando los cuentos que saldrán a la venta en breve (¿Cabeza de zanahoria o El gazapo?). En el próximo post, te contaré más.
Disfruta de la vida.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi experiencia con CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel

Con este post inauguramos una serie de artículos dedicados a CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel.  Iré contando mi experiencia con esta plataforma para que otros que estén dudosos cuenten con información de primera mano y actualizada. Además aprovecharé para plantear muchas dudas que espero que los lectores sepan responder. De eso se trata este blog. Ayer di el gran paso de empezar el proceso de publicación de Los viajes sonámbulos en papel. Tal como comenté en otro post, lo haré bajo la modalidad print on demand con Amazon. He leído varios artículos en blogs sobre esta herramienta y casi todas las experiencias han sido positivas. Por eso me pica la curiosidad y quiero probar. Por otro lado, el hecho de vender un objeto físico me acerca, aunque sea un poco, a uno de mis grandes sueños de chica: ser tendera. Esto es lo más cerca que estaré jamás. No relataré el proceso paso a paso ya que ya hay excelentes posts que lo hacen mejor que yo. Yo recomiendo este, que ad…

Mi experiencia con CreateSpace y Canva: dos herramientas para crear tu portada para libro impreso

Continuo con mi serie de artículos sobre CreateSpace, la plataforma de autopublicación de libros impresos. Supongo que ya sabrás que es una empresa asociada a Amazon que se encarga de llevar al papel en modo POD (print on demand) las obras de los autores. Ya hemos hablado en otros artículos que puedes consultar acá sobre los costes,  el procedimiento, la maquetación, etc. Pero pasados los años, han cambiado pocas cosas y yo sigo recomendando usar de guía este artículo de Felipe Santa-Cruz para maquetar los interiores.   Evidentemente, en CreateSpace los márgenes para el autor son menores. Ellos pillan comisión, Amazon pilla comisión y además debes pagar impuestos en Estados Unidos. Sin embargo, para mí sigue siendo una opción viable teniendo en cuenta que no puedo asumir una inversión inicial para hacer una impresión local. Si tienes el dinero, considera utilizar una imprenta local pero ya sabemos lo que dicen algunos economistas: “las gangas son para los que menos las necesitan”. …

Sobre revistas literarias y fanzines: catorce iniciativas para publicar relatos cortos en español

ACTUALIZADO JUNIO 2018
Ya saben que estoy dedicando el verano al relato corto. Y me la estoy pasando pipa. Escribiendo y leyendo al mismo tiempo. Ha sido la excusa perfecta para rescatar historias que no merecen una novela. Debo confesar una cosa antes. Este verano me he quitado un gran prejuicio de encima: el que tenía hacia el relato corto. He pasado muchos años de mi vida leyendo novelas y pensaba que si una historia es buena es una lástima que termine tan pronto. Por eso me encantaban los bodoques de mil páginas. Pero he cambiado de opinión. En sucesivos posts seguiré hablando del tema pero ahora hago un paréntesis porque, a propósito de esto, he decidido investigar las revistas literarias y los fanzines como canal alternativo de difusión de obras literarias.
Ya que estoy escribiendo cuentos, leyendo y corrigiendo, ¿por qué no intentar buscar dónde publicarlos? De ahí la inquietud en escribir este artículo que pueda servir a otros escritores[1]. Muchos autores hoy consagrados …