Ir al contenido principal

¿Qué relato haces de tu vida? Pequeñas reflexiones de una escritora orquesta

Me estoy engañando. Si no abro la ventana pienso que es primavera. Que el sol entra violento por la ventana hasta enceguecerme. Me calienta el lomo. Me anima a seguir trabajando. El asunto es cuando salgo a calle y me topo con la brisa gélida de la Sierra que me recuerda que todavía estamos en invierno.
Ya les conté que estoy trabajando en la edición de mis cuentos. Un libro corto que estoy editando en CreateSpace y que, por supuesto, me está trayendo dolores de cabeza. Ya estoy en la fase final en lo que a interiores se refiere. Espero tenerlos listos la semana que viene. Lo que más pereza me da es la portada. No soy una profesional y quiero hacer algo bonito que por lo menos no den ganas de tirar el libro por la ventana.
Y todo este asunto me hace pensar que me encanta editar textos, sean míos o ajenos, pero me disipan de la escritura. ¿Cómo podemos ser buenos escritores si debemos atender asuntos tan diversos? No podemos especializarnos en nada concreto porque somos profesionales orquestas. Debemos solucionar pequeños asuntos constantemente. Supongo que en eso consiste la vida. Ir apagando pequeños conatos de incendios que amenazan nuestra precaria psiquis. Ya he dicho en más de una ocasión que la escritura se parece a la maternidad en demasiado cosas. Está mal pagada. No tiene ningún tipo de reconocimiento social. No hay horarios. Y, encima, la gran mayoría de gente cree que no estás trabajando.
Fuente: pixabay.com

 No me quejaré porque creo que nosotros elegimos, en buena medida, lo que queremos ser o al menos eso es lo que nos venden: que somos libres.
Pero al final, cuando me pregunto por qué estoy en esto, no tengo una respuesta. Tampoco sé si es la mejor decisión. Supongo que es la mejor de las posibles en mi vida. La que me hace más feliz. Y cada tanto, cuando reconecto con mi pasado de vida normal a través de la gente que me rodea (los escritores observamos mucho el entorno) no veo más felicidad en otros contextos más amigables —entiéndase trabajos estables, solvencia económica, hijos, viajes—. Lo que me hace reflexionar sobre la felicidad y sobre lo que nos da la felicidad. Supongo que no es un estado estable en el tiempo. Son puntos. Pequeñas ventanas que se abren. Hay una frase que me gustó mucho de El libro de los Baltimore de Joel Diecker. Cuando uno de los personajes le dice al otro que no festejará Acción de Gracias nunca más porque sus primos queridos ya no están, es decir, después de El Drama. Y el otro lo mira extrañado. ¿Cómo puedes decir eso? La vida es tragedia y es drama pero no por eso debes dejar de festejar Acción de gracias. La vida es una tragedia y eso no lo podemos evitar. Al final, todo depende no tanto de la vida que nos toque vivir sino del relato que hacemos de esa vida.
 Una de las cosas de las que más disfruto es preguntar sobre un mismo hecho a diferentes personas. Me encanta contrastar puntos de vista. Y siempre constato lo mismo. Que todos al final nos parecemos un poco. Están los que siempre, ante un mismo hecho, harán un relato trágico de la vida y aquellos que siempre encontrarán un costado, incluso gracioso. Es nuestra elección dónde queremos estar. 
Al final, solo somos una historia. Una anécdota. En la cabeza de otros. En nuestra propia cabeza.
Y es por eso que, en vez de sufrir, deberíamos simplemente vivir.

El resto no existe. 

Comentarios

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de este blog

Mi experiencia con CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel

Con este post inauguramos una serie de artículos dedicados a CreateSpace, la plataforma de Amazon para publicar en papel.  Iré contando mi experiencia con esta plataforma para que otros que estén dudosos cuenten con información de primera mano y actualizada. Además aprovecharé para plantear muchas dudas que espero que los lectores sepan responder. De eso se trata este blog. Ayer di el gran paso de empezar el proceso de publicación de Los viajes sonámbulos en papel. Tal como comenté en otro post, lo haré bajo la modalidad print on demand con Amazon. He leído varios artículos en blogs sobre esta herramienta y casi todas las experiencias han sido positivas. Por eso me pica la curiosidad y quiero probar. Por otro lado, el hecho de vender un objeto físico me acerca, aunque sea un poco, a uno de mis grandes sueños de chica: ser tendera. Esto es lo más cerca que estaré jamás. No relataré el proceso paso a paso ya que ya hay excelentes posts que lo hacen mejor que yo. Yo recomiendo este, que ad…

Construir una novela: 8 elementos para escribir la sinopsis definitiva (4)

Se terminó el año y casi cumplo mis objetivos en tiempo y forma. Creo que tengo la misma sensación que puede tener un corredor de maratón cuando llega último a la meta y todo sudado.  Sí, llegué o casi llegué a la meta pero tengo tanto cansancio físico y mental que me impide ver todo este asunto en perspectiva. Es como estar caminando a ciegas por el Amazonas, rodeado de naturaleza y animales al acecho, sin visibilidad y sin saber si sobrevivir consiste en ser listo o simplemente mimetizarse con el ambiente. En cualquier caso,  intentaré sacar algunas conclusiones.   He trabajado suficientemente mi escaleta como para que tenga una visión global de la novela. Puedo ver de un vistazo, las falencias y virtudes. Puedo darme cuenta de cosas que pertenecen al subconsciente como por qué cuernos escribí esta novela. Qué quiero mostrar. Qué es lo que me mueve a contar una historia y dedicar infinitas horas de mi escaso tiempo a dejar por escrito una obra de ficción.   La cuestión de la motivación…

Mi experiencia con CreateSpace: la lucha continúa

Trabajar con CreateSpace me ha llevado a reflexionar, una vez más, sobre las servidumbres de ser un escritor autopublicado. Enumero algunas.
 Hacer un esfuerzo por comprenderlo todo.  Estar en las redes sociales.  Intentar hacer una portada y encima escribir bien.  No tener horarios. No saber cuánto vas a ganar el mes que viene.
Está claro que algo puede fallar. La perfección no existe. Y, al menos que tengas un ejército de gente trabajando para vos, el do it yourself es cansador y frustrante de a ratos. Como esas empresas starts ups que recién comienzan: con ilusión pero trabajando 12 horas para sacar adelante el proyecto. Con incertidumbre y sin saber qué va a pasar mañana. Así siento que es esta profesión. Pero vamos al grano y al objeto de mis reflexiones de hoy. Me centraré en la tercera de las servidumbres: la portada. Llevo dos días  intentando crear mi portada para CreateSpace. Después del quebradero de cabeza que fue maquetar los interiores del libro (puedes ver aquí mi relato) …