Ir al contenido principal

Formas de financiación del escritor: Patreon ¿está funcionando en el ámbito hispanoamericano? (2)


Seguimos hablando sobre Patreon. Si te perdiste la primera parte, puedes leerla aquí.  

Tengo que decir que, después de mi sondeo, he recabado pocas respuestas
Sin embargo, como este asunto es muy dinámico, iré agregando experiencias que puedan ser interesantes para el lector. No obstante, después de mis pesquisas saco algunas conclusiones. 
Veamos.
·         Escasez de oferta. Como cualquiera puede constatar dándose una vuelta por Patreon, hay todavía pocos jugadores en España. Son pocos y los donantes escasos en relación al mercado americano. No ayuda que la página esté en inglés. No es el idioma el problema sino el contexto en el que la plataforma da la información. Si estás en el mercado anglosajón tienes un blog, artículos de otros escritores, información abundante, etc. Es decir, tienes a tu disposición un escaparate de artistas que no existe en español. He buscado y me ha costado encontrar a los escritores hispanos. Debería haber algún tipo de plataforma que los aglutine. Es como buscar en un mar revuelto. Creo que la web tiene mucho que mejorar. También debería haber un FAQ específico para España (y probablemente para Latinoamérica). Insisto, no es el idioma el problema, es el ecosistema de problemas a los que se enfrenta un español que dista mucho de los que se encuentra un americano.
·         Propuestas de nicho: Destaca una fuerte presencia de ciencia ficción, fantasía, juvenil, LGTB o… no ficción. Estos géneros son los más activos y creo que los más exitosos en términos de ventas y visibilidad. Estos escritores se mueven bien en redes sociales y, por alguna razón que se me escapa, están familiarizados con el marketing. Todos los escritores deberíamos aprender de ellos (puedes consultar el Patreon de Rocío Vega o Coral Carracedo a modo de ejemplo).
·        Más chicas. Veo mucha más presencia de mujeres ¿por qué?
·        Más jóvenes. En su mayoría, son artistas sub 30 (o lo parecen).
·       Gran opacidad en la información. Ya lo dije antes. Por eso escribí este artículo. No quiero un post que me cuente las bondades de Patreon (ya hay muchos). Quiero a escritores que me cuenten si realmente está funcionando. Lamentablemente, no hay muchos relatos. Solo páginas de proyectos que no sabemos si están en activo. Seguiré investigando.

·    Fiscalidad: otro asunto peliagudo. ¿cómo tributa el crowdfunding? Para ello, recomiendo leer el excelente artículo de Valentí Acconcia Guía básica  del crowdfunding #28 La fiscalidad del crowdfunding. Sin embargo, Patreon es un caso aparte porque no es una donación. Para ello, nos comenta María Fornieles (que además tiene Patreon) en su excelente artículo Soy autónoma, que en principio bastaría con darse de alta en el IAE sin que sea necesario darse de alta en autónomos. Hacen falta estos artículos para que los escritores sepamos dónde movernos y además para desmitificar esa idea de que el escritor (o el artista) está para otras cosas. No señores, tenemos que pagar las cuentas. Y gestionar los pagos. Y lidiar con la burocracia en un país que no se lo pone fácil a los creadores. No me quejo pero les puedo asegurar que estos blogs son la mejor escuela para un escritor. Así se labra un oficio. Trabajando y dando a conocer tu trabajo para que sirva a otros.
·      Esfuerzo. Hay mucho trabajo atrás de una campaña de Patreon. Tanto que, de alguna manera, ese tiene que ser tu trabajo. Si ya te dedicas al marketing tienes mucho terreno ganado. Gabriella Literaria es un buen ejemplo de ello: tiene un excelente blog y un Patreon activo que parece darle resultados. Y lo tiene bastante claro: “solo merece la pena si tienes ya cierto seguimiento y un embudo de marketing bien orientado que lleve a la gente desde tus contenidos a tu Patreon, porque si no, sí tendrás que dedicar bastante tiempo a la promoción (y ofrecer muchos incentivos, lo cual quita bastante tiempo).”  Ya habíamos comentado este asunto cuando hablamos del crowdfunding. Desde Libros.com nos reconocían que los proyectos de no ficción suelen funcionar mejor. Y nos invitaban a hacernos ciertas preguntas que a los que nos dedicamos a la ficción las consideramos por completo ajenas a nuestro oficio: ¿Cuál es tu público objetivo? ¿Cuáles son tus metas? ¿Cuáles son las necesidades de tus lectores? Ese tipo de preguntas, muy válidas, están muy bien para otro tipo de escritores como los periodistas, los ensayistas, los profesores que escriben manuales, o profesionales que escriben libros del tipo “cómo hacer tal cosa”, esto incluye por supuesto a los que se dedican al marketing. Sin embargo, estos interrogantes no aplican al escritor de ficción, al poeta. Como tampoco le preguntaron a Humboldt cuál era su público objetivo cuando escribió los volúmenes de Viajes a las regiones equinocciales del nuevo continente . Simplemente tenía que escribirlo y hubo alguien lo suficientemente loco como para tenerle paciencia para esperarlo y publicarlo.

A ver. No vivo en las nubes, señores. Creo en los modelos mixtos. En los grises. En no emular sino en sacar lo que me conviene de diferentes perfiles. Por eso leo mucho. Escucho mucho. Pregunto. Pienso. Y luego hago lo que me dicta el corazón. Y eso es una mezcla de algo racional con algo que está muy adentro.
Y me suele funcionar.
Por último, gracias a todos[1] y todas los que han contribuido a este artículo, bien contándome sus experiencias como recomendándome a otros. Este post está abierto a incorporar nueva información.
¿Tienes Patreon? ¿Te está funcionando? ¿Quieres matizar, corregir o aclarar algo?
¡Te espero en los comentarios!





[1] María Fornueles gracias por toda la información. Ha sido muy útil. También a Gabriella Literaria, Virginia Buedo, Juan Manuel Carmona de El poder de la lectura por sus sugerencias y aportes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi experiencia con CreateSpace y Canva: dos herramientas para crear tu portada para libro impreso

Continuo con mi serie de artículos sobre CreateSpace, la plataforma de autopublicación de libros impresos. Supongo que ya sabrás que es una empresa asociada a Amazon que se encarga de llevar al papel en modo POD (print on demand) las obras de los autores. Ya hemos hablado en otros artículos que puedes consultar acá sobre los costes,  el procedimiento, la maquetación, etc. Pero pasados los años, han cambiado pocas cosas y yo sigo recomendando usar de guía este artículo de Felipe Santa-Cruz para maquetar los interiores.   Evidentemente, en CreateSpace los márgenes para el autor son menores. Ellos pillan comisión, Amazon pilla comisión y además debes pagar impuestos en Estados Unidos. Sin embargo, para mí sigue siendo una opción viable teniendo en cuenta que no puedo asumir una inversión inicial para hacer una impresión local. Si tienes el dinero, considera utilizar una imprenta local pero ya sabemos lo que dicen algunos economistas: “las gangas son para los que menos las necesitan”. …

Una bailarina y las cuatro bofetadas

Normalmente no publico ficción en el blog pero como parte de la convocatoria de Zenda Libros, publiqué este relato que es un adelanto de mi próximo libro. Y ya que está publicado aprovecho para que darles la oportunidad de que opinen, corrijan o compartan esta obra. Pronto, saldrá una antología con todo lo que he ido publicando el año pasado en diversas revistas literarias.
Nada más que decir. ¡Disfruten!

Una bailarina y las cuatro bofetadas

¿Os he dicho que me estoy separando? Lo diré con todas las letras porque no quiero que haya dudas: pasen de las bailarinas. Cuando la conocí enloquecí. Era un cañón. Flaca como un alambre. Su cutis era pálido y maquillado. Con el pelo tan apretado que parecía que se lo iba arrancar todo cuando se hacía el moño. Esa sencillez en su belleza. El pelo azabache. La agilidad. Ella bailaba. Daba clases. Hacia shows. Se bailaba todo. Solo tenía un problema pero lo descubrí más tarde. Tenía el carácter de un león al que le hubiesen dado una patada en los h…

Amazon y las librerías: una guerra en la que los autopublicados pagan los platos rotos

Llegó por fin el ansiado septiembre y he podido retomar la escritura una vez más. Los que escriben saben lo mal que se pasa cuando llevas un tiempo sin hacerlo. Algo no funciona del todo. Todo eso se acabó el pasado 10 de septiembre cuando mis hijos volvieron al colegio (¡Aleluya!) y yo pude sentarme otra vez frente al ordenador. No relataré la variedad de proyectos en los que estoy metida. No quiero aburrirlos. La razón de este articulo es desahogarme porque he abierto mi I pad con una noticia flipante. Alucinante. ¿Indignante? Maybe. Los libreros franceses están en pie de guerra porque ha quedado finalista una obra autopublicada en Amazon en el prestigioso Premio Renaudot. Por lo que he podido saber, este premio galardona obras publicadas (no inéditas) y hasta ahora nunca había quedado finalista una obra publicada y distribuida en Amazon. Ya he hablado aquí y en El blog del canguro filósofo sobre el efecto que las nuevas tecnologías[1] están teniendo en la forma de consumir cultura …